Trastorno de déficit de atención con hiperactividad

El  Trastorno de déficit de atención con hiperactividad (TDAH) suele identificarse durante las primeras etapas de escolarización.

El perfil de comportamiento cambia a lo largo del tiempo, de forma que los síntomas clínicamente puros de hiperactividad e impulsividad tienden a remitir.

Sin embargo las dificultades atencionales y las complicaciones académicas asociadas, persisten sobre todo en la adolescencia.

En general los niños con TDAH presentan las siguientes manifestaciones:

  • Una actividad excesiva, no relacionada con la tarea que se está realizando.
  • Atención sostenida deficiente. Incapacidad para atender cualquier tarea durante un espacio de tiempo mínimo.
  • Dificultades en el control o inhibición de los impulsos.
  • Bajo rendimiento escolar, es difícil avanzar en su aprendizaje.

 

Los menores hiperactivos en ocasiones pueden mantener relaciones conflictivas con sus compañeros, debido a sus problemas con las destrezas sociales. Por lo que pueden padecer el rechazo y burlas de sus iguales.

El comportamiento problemático y desobediente que muestran los niños/as con TDAH en la escuela, unido a los bajos resultados escolares generan consecuencias negativas en el ámbito familiar.

Los padres sufren elevados niveles de estrés y reacciones emocionales adversas por los intentos fallidos de manejar estos comportamientos.

Por ello es necesario acudir al psicólogo ante estos síntomas .

Se entrenará al niño/a en el autocontrol de la impulsividad, así como en mantener  la atención sostenida en las tareas escolares, para mejorar su rendimiento académico.

Durante el tratamiento psicológico,  se proporcionan técnicas de estudio eficaces para fomentar su funcionalidad, autoestima y  seguridad en sí mismos.

La Terapia Familiar formará parte de la intervención, para mejorar la comunicación y las interacciones familiares.

Abrir chat