Trastorno del espectro autista

El autismo constituye un trastorno del neurodesarrollo, que comienza en la primera infancia y acompaña a la persona durante toda la vida.

Algunos síntomas son estables en todas las edades y otros varían a lo largo del desarrollo.

El síndrome de Asperger que antes era  considerado como un trastorno del desarrollo independiente, en la actualidad se engloba dentro de este epígrafe.

Se caracteriza por presentar:

Alteraciones en la interacción social:

  • Dificultad para adaptar su conducta al contexto social y hacer amigos, ausencia de interés por las personas. 

Alteraciones en la comunicación:

  • Dificultades para mantener una conversación recíproca en la que fluyen los comentarios y preguntas, falta de expresiones faciales y evitación del contacto ocular.
  • Presentan problemas para entender el doble sentido o la ironía.

Patrones de conducta restringidos y repetitivos:

  • Patrones de comportamiento ritualizados, apego a las rutinas, repetición frecuente de palabras o frases e intereses excesivamente fijos y restringidos.


En la adolescencia les resulta aún más difícil la adaptarse a los cambios y manifestan grandes dificultades para entender sus propias emociones y las de los demás.

En estos casos es necesario acudir al psicólogo lo antes posible, para trabajar los problemas de comunicación y promover su funcionalidad e independencia.

También se tratarán las dificultades en la relación social para favorecer las interacciones con su grupo de iguales.



Abrir chat